Life in Changchun



Tres meses han pasado ya desde que aterrizamos en Changchun, el tiempo vuela, o como dijo alguien en algún momento de algún lugar, "el tiempo no pasa volando, tu cuerpo simplemente se realentiza". De cualquier modo, Changchun sigue abriéndose poco a poco en mi vida y desvelándose ante lo que es, una pequeña gran ciudad, sucia y maloliente, pero con gente encantadora siempre dispuesta a ayudarte, con las calles atestadas de gente, pero con rincones exquisitos, impolutos y extraordinariamente bonitos.



Pero lo que más me ha enganchado de este lugar, sin ninguna duda, es la labor que estoy llevando a cabo con mis estudiantes. Trabajo principalmente con niños y adolescentes. Con los niños no puedes hacer mucho aparte de jugar, enseñarles cosas básicas, e intentar pasarlo lo mejor posible. Hay días en que te gustaría estrangularlos, pero en general es un trabajo bonito, una vez que has superado el "miedo al ridículo", porque realmente para conectar con ellos tienes que tirarte al suelo, no tener miedo de mancharte, y en definita ser uno de ellos. 


Aunque lo que realmente estoy disfrutando más es las clases con adolescentes. Todos y cada uno de ellos hasta ahora me han demostrado una increíble sensibilidad hacia temas como la polución en China, racismo, diferencias culturales, y demás temas algo peliagudos en estas tierras, pero que yo no dudo ni un segundo en ponerlos en la mesa y discutirlos con ellos y, cuanto más lo hago, más me sorprenden sus contestaciones. Sé que estoy arriesgando mucho con esto, ya que también tocamos temas como política y los distintos sistemas políticos que existen, el poder militar, el aborto o la homosexualidad, y sé que el gobierno me podría perfectamente echar de aquí con una buena patada en el trasero, pero está valiendo la pena, y estas chicas y chicos me están alimentando. Hace unos días, estaba dando una clase sobre México dentro de un programa de "Travel around the world" cuando en mitad de la clase, una chica de unos 14 años interrumpió la clase para preguntarme mi opinión personal con respecto al matrimonio homosexual. Después de recoger mi mandíbula del suelo, le pregunté que cuál era su opinión a lo cual me contestó que "le parecía fantástico". Y esto es solo un ejemplo de lo que está ocurriendo. La juventud tiene muy buenas ideas, y mejores intenciones aún, y yo consigo desviar casi todas mis clases, esté dando lo que esté dando, para convertirlo en un intercambio de opiniones, y estoy alucinando con lo que veo.


La gente más mayor es otra historia. Escupen por todos lados, no hablan ni quieren hablar ni una palabra de inglés, y no faltan las miradas de desconfianza, pero también hay que entender que esta gente puede haber pasado por atrocidad tras atrocidad, así que es normal que no estén completos. En cualquier caso, es muy curioso verlos jugando al ajedrez chino (al cual estoy totalmente enganchado), haciendo coreografías en las calles con música incluída, o practicando kung fu al borde del río. A veces tengo la impresión de estar en otro planeta.



En cuanto a Changchun se refiere, no es Hawai. Es una ciudad que en mi opinión tiene un potencial enorme, y podría llegar a ser preciosa, pero por ahora todo se resume a proyectos inacabados. En invierno por lo visto la polución aumenta mucho, aunque sigue siendo menor que en la mayoría de las demás grandes ciudades de China. No hay mucho que hacer, pero una vez que estás asentado aquí, no está tan mal. Como ya he dicho la gente es encantadora, hasta el punto de que prefiero con mucha diferencia pasar el día con cualquiera de mis amigos chinos que con extranjeros como yo, al fin y al cabo, no todos los días tenemos la oportunidad de aprender otras culturas de la mano de los que la están llevando a cabo, ¿no?


Pero es cierto que tiene rincones que merecen la pena visitar. Templos budistas y confucionistas entre otros. 



Aunque una vez que sales de las grandes ciudades, te encuentras con lugares espectaculares, como Tiangpingou, una reserva natural a las afueras de Changchun que hizo las delicias de todos los que asistimos. Buena compañía, muchas risas y fiesta, acampada a la luz de las estrellas (con la vía láctea como techo), seguido de una sesión de rafting río abajo. Espectacular.





Entre otras cosas, esta fue una experiencia muy bonita ya que éramos los únicos no chinos, y de hecho los primeros no chinos que hacían una actividad con esta empresa, lo cual nos sorprendió a todos, pero acabó siendo la guinda para un cumpleaños perfecto.




Y por supuesto, la comida. Me da hambre hasta después de comer, deliciosa, barata y sana si es lo que prefieres!Y también puedes probar un poco de todo, como por ejemplo...rana!

Bueno, supongo que mi cerebro también quiere pasárselo bien, y engañarme para pensar que todo es estupendo y maravilloso, aunque en el fondo sé que no lo es. China está lejos de ser perfecta, y está cometiendo los mismos errores que cometíamos nosotros hace 20 o 30 años. Pero hay luz al final del túnel, y la esperanza está depositada en unos chavales altamente inteligentes, con un potencial tremendo, y corazones enormes. No sé si estaré aquí para verlo pero desde luego que estoy disfrutando de este paseo. 

1 comment:

  1. Sí que sois aventureros....me encanta vuestros blogs, fotos preciosas... entiendo lo que dices sobre lo maravilloso y estupendo que parece e de ahí la frase:- No es oro todo lo que reluce....es verdad que los jóvenes de hoy quizás cambien el mundo y todas las naciones lleguen a tener una democracia real, el día que los hombres entiendan que la tierra es de todos se acabaran las guerras, el día que los hombres habrán su mente y su corazón se acaran las guerras....el día que los hombres se vuelvan inteligentes se acabaran las guerras....bueno es parte de una de mis canciones se llama:- El Día Que. Gracias por compartir, Este blog me lo recomendó una señora encantadora de Tenerife y la verdad es una joya de blog, quiero felicitaros por este regalo que hacen al mundo mostrando cultura y entendimiento, bueno me da un poco de tristeza ver esa rana tan frita, pero el hombre es así en vez de comer frutas y verduras se come al prójimo, igual en china las ensaladas son escasas con lo buenas que están....un abrazo desde Islas Baleares hasta siempre, M. Cecilia sabe quién soy preguntarle por mí la conocí en la escuela de idiomas cuando vivíamos las dos en Londres....gracias por compartir!!!!

    ReplyDelete